Consejos para elegir un buen entrenador personal

Consejos para elegir un buen entrenador personal

En los últimos años se ha puesto muy de moda acudir al entrenador personal. Este profesional se dedica a ponernos en forma y a seguir nuestros avances en base a unos objetivos que nos proponemos con él.

Voy a daros una serie de consejos para que acertéis a la hora de elegir un entrenador personal. Esta profesión, lo cierto es que no tiene prácticamente regulación en nuestro país, por lo que el intrusismo profesional es lo más habitual y casi cualquier persona puede ejercer. Un ejemplo de profesional de garantías lo tenemos en la página entrenadorpersonalenalicante.es, donde podemos contactar con un profesor de los que te dejarán nuevo si sigues sus instrucciones.

Los profesionales deben tener formación y conocimientos adecuados

A la hora de entrenar he ido viendo algunos consejos que seguros os van a servir si buscáis a un profesional de este tipo:

Los entrenadores personales no saben de todo: nuestro cuerpo tiene muchos puntos de conocimiento, por lo que es casi imposible o imposible saber de todo. Un buen profesional no te va a poder prescribir una dieta, mirar si te duele un codo y a la vez recomendarte un medicamento para que te encuentres mejor. Los buenos profesionales, suelen derivar a otros que tienen el máximo conocimiento para hacerlo.

Los entrenadores personales deben estar formados: estamos ante algo lógico, pues tiene que tener una buena base teórico-práctica en las ciencias de la actividad física y el deporte. Lo ideal es que tenga esta titulación y además lo complete con una buena experiencia profesional.

Los buenos entrenadores personales te guían para que consigas tu objetivo: además de esto miran los objetivos necesarios para una buena salud de la persona. Se tiene en cuenta bajar la frecuencia cardiaca en reposo, con el aumento de la frecuencia cardiaca de reserva y en el entrenamiento verás cómo vas mejorando en esto.

Otras veces te ayudan a que bajes los niveles de colesterol gracias al ejercicio físico: Los que lo van a valorar mejor será un médico que verá en los parámetros de una analítica de sangre las claves de cómo te encuentras.

Otra de las acciones es bajar el porcentaje de grasa y a la vez aumentar el % del de músculo, Los nutricionistas en este aspecto son los que más ayuda le pueden dar, ya que utilizan una serie de técnicas antropométricas.

Va a mejorar tus cualidades físicas básicas: con los test adecuados verás cómo aumenta tu fuerza, flexibilidad, resistencia y velocidad.

Finalmente, lo que tienes que tener claro es que un entrenador personal bueno tendrá que preocuparse por tener un buen trato contigo, pero no tiene que ser ni la persona más guapa ni la más simpática ni la que cesa ante todo lo que le digas. Hay que tener en cuenta que un buen entrenador personal es un profesional del sector de la salud que busca mejorar la calidad física de las personas. Lo más importante es que haga bien su trabajo, pues su salud va a estar en tus manos.