En qué consiste la donación de óvulos

En qué consiste la donación de óvulos

Uno de los momentos más felices en la vida de una persona es cuando descubres que vas a ser padre o madre. Mucha gente se relaja viendo vídeos en los que las mujeres o novias descubren las sorpresas a los maridos o novios, la verdad es que es difícil no emocionarse ante este tipo de situaciones.

Porque al fin y al cabo estamos en este mundo para vivir en sociedad, y ver como alguien ha surgido de ti crece y se convierte en alguien en la vida, es algo que no tiene precio. Y es una pena ver que existan personas que cuando desean tener hijos no pueden debido a problemas físicos o a incompatibilidades.

Es cierto que existe la opción de adoptar, y esta es muy válida, ya que se le brinda una oportunidad a un niño que de otra manera podría no tener suficientes oportunidades para ser alguien. Pero hay que aceptar que algunas personas desean tener su propio hijo, y para ello utilizan todos los medios disponibles que existen hoy en día.

En pleno siglo XXI los avances en ciencia han permitido seleccionar y fecundar espermatozoides en óvulos. Este proceso se realiza con muchas posibilidades de éxito, incluso si una de las dos partes tiene alguna dificultad a la hora de producir material biológico viable para el proceso de fecundación.

En cualquier caso, cuando alguna de las dos partes es incompatible con el otro, existe la posibilidad de acudir a los bancos de donaciones de material biológico. Hoy vamos a centrarnos concretamente en cuanto a la donación de óvulos, un proceso del que se ha hablado mucho últimamente, y del que realmente no se dispone de mucha información.

La donación de óvulos, una segunda oportunidad

La donación de óvulos es un proceso mediante el cual una mujer entrega de manera voluntaria óvulos, para que posteriormente puedan ser implantados en mujeres que, o bien no los producen de forma natural, o no resultan útiles. El fin de la donación de óvulos es permitir el embarazo a aquellas mujeres con dificultades para quedarse embarazada.

La donación de óvulos es un acto voluntario, y está regulado por Ley debido a las molestias que se pueden originar durante el proceso. Lo que la Ley impide es la venta de óvulos, por eso las clínicas satisfacen a las donantes por las molestias ocasionadas por los desplazamientos. Las donaciones son anónimas, y excepto en los casos previstos por la Ley de Reproducción Asistida, no se podrá saber quién es el donante.

Existen unos requisitos para ser donante, entre otros, ser mayor de 18 años y menor de 35, tener un buen estado de salud física, haber tenido relaciones sexuales con anterioridad, no haber sido adoptada y firmar un contrato consintiendo el uso de los óvulos. Si se cumplen los requisitos, entonces se realizan las pruebas físicas, y si se superan, se empieza con el proceso.

Este tipo de procesos son realizados por clínicas de infertilidad expertas en este tipo de donaciones, como IVIDona, una clínica de fertilidad que lleva ofreciendo durante más de 25 años las mejores técnicas de reproducción asistida. Esta empresa es líder europea, que tiene como aval los servicios prestados a miles de mujeres.

En conclusión, tenemos que ser solidarios con aquellas personas que deseen tener hijos y no pueden. Y siempre que estemos de acuerdo, donar óvulos en las mujeres, y esperma en los hombres, hará que la vida de otras personas sea mucho mejor.