El demonio de la ansiedad

El demonio de la ansiedad

La ansiedad puede llegar a ser considerada como una enfermedad cuando produce episodios periódicos que menguan la calidad de vida de las personas que la sufren, sin embargo, no es fácil tratarla, pues a pesar de que este tipo de dolencias ya no son un tabú, muy pocas personas saben reconocer claramente lo que es sufrir de ansiedad, e incluso en ocasiones llega a confundirse con la depresión, pero es un demonio al que debemos tener miedo y al que debemos parar los pies antes incluso de que aparezca.

Ahora bien, debemos saber diferenciar entre lo que es un episodio aislado de ansiedad por un motivo concreto y no recurrente y la ansiedad patológica pues, esta última, es la que más problemas puede causar. Hablamos de trastorno de la ansiedad, o ansiedad patológica, cuando el episodio no desaparece sino que permanece con nosotros constantemente y se agrava en ciertas situaciones. Entre los trastornos de ansiedad más comunes se encuentran las fobias, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, la agorafobia, el trastorno por estrés postraumático, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social, etc.

Además, la ansiedad normal es adaptativa y permite a la persona responder al estímulo de forma adecuada. Se presenta ante estímulos reales o potenciales. Pero la ansiedad se considera patológica cuando el estímulo supera la capacidad de adaptación de respuesta de nuestro organismo y aparece una respuesta no adaptativa, intensa y desproporcionada, que interfiere con el funcionamiento cotidiano y disminuye nuestro rendimiento.

¿Cómo podemos tratar la ansiedad?

Para poder enfrentarnos a ella primero debemos comprenderla y no olvidar que, al fin y al cabo, es un mecanismo de supervivencia ante situaciones que el cerebro percibe peligrosas, por lo tanto, para salir de un episodio de ansiedad, piensa lógica y racionalmente, no te asustes y poco a poco desaparecerá.

En ciertas ocasiones la hipnosis puede ser una gran ayuda. Esta técnica terapéutica, llevada a cabo por profesionales expertos del sector, puede ayudarnos a guiar nuestros comportamientos, especialmente en situaciones o tareas nuevas y complicadas, de modo buscar asesoramiento en Hipnosis Creativa.

Un error común que cometemos todos, en mayor o menor medida, es intentar huir de la ansiedad cuando lo más beneficioso es enfrentarnos a ella pues, si esperamos el tiempo suficiente, el miedo acabará por desaparecer. Para ello respira lenta y profundamente e intenta alcanzar un estado de relax físico y mental adecuado, así podrás retomar el control de la situación.

Lógicamente no podemos elegir lo que ocurre o cuándo nos ocurre pero sí podemos elegir cómo reaccionar ante ello, así que evita los pensamientos negativos y ten una actitud positiva, ser una persona catastrófica no ayuda a nada ni a nadie, y si no podemos evitar sufrir un episodio de ansiedad intenta desahogarte y expresar tus sentimientos para no guardar nada que pueda provocar una recaída.

Como conclusión he de añadir que nunca debemos olvidar que existen profesionales capacitados para ayudarnos a llegar hasta la raíz del problema que desemboca en el trastorno de ansiedad. Uno de los centros especializados en este trastorno más reconocidos del país es Psima Barcelona, donde ofrecen un tratamiento para la ansiedad totalmente personalizado, aplicado a cada caso concreto bajo el prima que el paciente necesita.

A veces la ansiedad puede ser controlada por uno mismo pero otras, cuando se vuelve un problema, lo mejor que podemos hacer es buscar ayuda.