La columna vertebral, esa gran olvidada

La columna vertebral, esa gran olvidada

En todos mis años como masajista, y han sido muchos, nunca había oído hablar de la quiropráctica. Desgraciadamente. Y digo desgraciadamente porque si  hubiera estado más presente en España, creo que me hubiera especializado más en ellas. Estamos hablando  de una auténtica desconocida y confundida entre la población española.

En España es común que profesionales de la salud revisen periódicamente sus dientes, la química de la sangre, ciertas sintomatologías, pero pocos saben o conciencian de la importancia que los quiroprácticos tienen para el cuidado de la columna vertebral. Nunca nos preocupamos por ella. Y eso que nos pasamos el día entero frente a un ordenador, en la cama o viendo la televisión y es ahí donde la columna es la que manda.

En países como Estados Unidos,  y más tarde en Canadá, Australia, Francia, Inglaterra, Alemania, la quiropráctica está muy extendida. Ya no solo para bebés o niños, sino también en adultos y en personas que practican deporte. De ahí que cuando uno de mis nietos me comentó que le dolía la espalda después de practicar baloncesto, decidí llevarle a la QuiroTIC, que es un centro quiropráctico en Alicante, especialista en esta disciplina. Me gustó desde el primer momento porque sus quiroprácticos tienen como principal preocupación la causa del problema y, por eso, no solo se limitan a aliviar el dolor, sino que ahondan en el problema para tratarlo a fondo, desde su raíz.

Baloncesto y espalda

El baloncesto es un deporte donde hay contacto y esto provoca lesiones típicas como los esguinces en los dedos de la mano por los golpes con el balón. Hay otro factor importante que predispone a las lesiones de espalda. Y si no que se lo pregunten a un grande como es Rudy Fernández. Los jugadores suelen ser gente grande, mi nieto ya mide 1,80 con 16 años. De ahí que los discos y articulaciones de la columna lumbar sufren más cuanto más alta es la persona, porque el brazo de palanca que supone el tronco es más largo.

Al inclinarse hacia adelante una persona alta, la presión que soporta el disco lumbar es mayor que en una persona más baja. Si a esto añadimos que pesan más y que tienen que frenar un mayor número de kilos al aterrizar en el suelo, un jugador de baloncesto tiene más papeletas para tener problemas lumbares. Por eso tuve claro que a mi nieto había que llevarle a un centro de estas características para que le vieran esos dolores.

Traumatismos sin resolver

No somos conscientes de que la columna vertebral es la que manda. Ejerce de pilar central del esqueleto pero también da protección a nuestro sistema nervioso central. Además la estimulación y nutrición del SN son dependientes en gran medida del buen funcionamiento de la columna, de su movimiento. Debido a nuestros hábitos y traumatismos sin resolver, nuestras articulaciones sufren realineamientos y pérdida de movilidad que afectan directa o indirectamente al sistema nervioso produciendo alteraciones en el funcionamiento del mismo y provocando un bajo rendimiento y un mal funcionamiento en los órganos controlados por esa parte del SN, esto es lo que describimos en quiropráctica como una subluxación. Por eso nos deberíamos preocupar más.

Afortunadamente, hicieron muy bien su trabajo, y ahora mi nieto sigue jugando al baloncesto, su pasión, aunque ya le he dicho que tiene que tener mucho cuidado. ¿Qué os ha parecido la quiropráctica? ¿Habéis tenido alguna experiencia previa?