En qué basarnos para elegir la ropita del bebé

En qué basarnos para elegir la ropita del bebé

Cada vez son más las grandes superficies que venden ropa, tanto para adultos como para niños, a precios realmente económicos. La mayoría de los lectores sabrán a qué tipo de entidades nos referimos y, aunque tienen prendas con una relación calidad-precio óptima, la gran mayoría de ellas están confeccionadas con materiales de dudosa calidad que no permiten la transpiración y que incluso pueden provocar ciertas alergias, sobre todo cuando hablamos de bebés y niños pequeños.

Cuando hablamos de adultos, por regla general, nuestra piel ya tiene la suficiente inmunidad frente diferentes agentes externos como para poder llevar cualquier prenda rozando nuestra epidermis sin sufrir ninguna consecuencia, pero este no es el caso de los niños. La piel de los bebés es especialmente sensible, más fina y delicada, por eso es menos resistente a los componentes químicos y microbianos que la del adulto. De hecho, tenemos la prueba en que cuando llega el verano todos tendemos a proteger más la piel de los niños que la de los adultos frente al sol, y el motivo es el mismo, aún no está lo suficientemente curtida como para soportar ciertos desgastes.

Por todo ello debemos apostar por prendas de tejidos naturales como el algodón, que es el material más adecuado por varios motivos. Las prendas fabricadas con algodón son transpirables, fáciles de lavar y además ayudan a mantener la temperatura corporal del bebé, pero en cuanto a epidermis se refiere, la ventaja de utilizar ropa de algodón 100% es mayor, pues al no usar productos químicos en su elaboración se reduce el riesgo de que aparezcan diferentes alergias o erupciones en su piel.

Algunas marcas de ropa infantil como TUC TUC, Biobuu o Boboli tienen esto muy en cuenta a la hora de diseñar sus nuevas creaciones, del mismo modo que también lo hacen algunos mayoristas de ropa infantil como Grupo Reprepol, pero sigue siendo un tema complejo fuera de estas grandes  marcas porque como no hay ninguna ley que limite el uso de otros materiales en la ropa de los niños muchas veces deciden abaratar costes utilizando materiales y componentes químicos que no son recomendables para la piel de los pequeños.

Algodón Orgánico para las Prendas que Rozan la Piel

No obstante, y teniendo siempre en cuenta que lo mejor es comprar ropa de algodón natural, podríamos decir que mientras que las prendas que están en contacto con la piel del bebé, tales como bodys, calcetines y gorros, sean de algodón, es posible utilizar otro tipo de tejido para la ropa exterior.

Lo que sí debemos evitar es comprar este tipo de prenda interior con estampados y demasiado colorido. Es mejor recurrir a la ropita blanca, pues la mayoría de los dibujos que aparecen en estas prendas estampadas suelen estar hechos a base de tintas o componentes sintéticos que pueden hacer que, pese a que la base del tejido sea de buena calidad, resulten dañinos para el bebé.

Del mismo modo debemos evitar las costuras duras y las etiquetas interiores, pues no es difícil que la piel sufra rozaduras por su culpa debido a una mínima fricción con ellas. Y para terminar, es importante tener en cuenta que los tejidos menos aconsejados para la ropa infantil son el nylon y la lycra, pues este tipo de textil no permite demasiada capacidad de movimiento y suele pegarse demasiado a piel, sobre todo en prendas ajustadas.