El odontólogo, mucho más que un colegiado

El odontólogo, mucho más que un colegiado

Cuando se habla de los dentistas, usualmente pensamos que su trabajo es meramente científico o mecánico, cuando la realidad es que los odontólogos, son mucho más que la aplicación de sus conocimientos. Por ello, debemos dejar de pensar en los dentistas como esos profesionales que producen temor.

Llegar a ser un dentista depende no solamente de los estudios académicos, también depende de la vocación y de entender la profesión como algo más que trabajar con los dientes. Para entender todo lo que se necesita para ser un buen odontólogo, contamos con la experiencia de los especialistas de la Clínica Dental Dr. Jose Luis Cano, quienes no solamente son profesionales excelentes a nivel clínico, sino que dentro de sus valores principales está el contar con personal con vocación de servicio por los pacientes.

Vocación de dentista

Tal y como nos cuentan desde Alfaro Clínicas, tener vocación no es solamente que el tema te llame la atención, sino que debes tener otros intereses que complementen ese interés principal y que te hagan desear profundizar mucho más en el área. Para ello, compartiremos algunos puntos que ayudarán a comprender si cuentas verdaderamente con la vocación que se necesita para ser odontólogo:

  • Habilidades Sociales: Como odontólogo necesitarás desenvolverte en un ámbito multidisciplinario, trabajando de la mano con otros odontólogos, especialistas odontológicos o incluso con otros profesionales de la salud, así como con pacientes, proveedores, y muchas más personas. Por ello, se requiere de habilidades sociales que ayuden a mejorar la salud de tus pacientes o a darles un mejor tratamiento.
  • Interés en temas de salud bucal: Un odontólogo siente una inclinación natural hacia los temas de salud bucal, higiene oral y el cuerpo humano. Por ello, es fundamental que dentro de tus intereses se encuentre el quehacer de los odontólogos y del personal que labora en el área de salud bucal.
  • Interés por la tecnología: La tecnología es fundamental en la odontología y para poder ser un buen dentista, se necesita estar al día con los avances tecnológicos del área, por ello, es necesario que estos temas sean de interés y que se esté dispuesto a aprender constantemente, pues como es evidente, constantemente hay avances y cosas nuevas que aprender.
  • Ganas de ayudar a las personas: Como todos los profesionales del área de la salud, el interés a gran escala, es poder ayudar a las otras personas a estar sanos. Los odontólogos tienen un interés mayor por servir, brindar atención y salud a la población de forma humanista con bases teóricas y prácticas, sin darte asco o temor la sangre, la saliva, los olores o el contacto con el paciente. Por ello, esta debe ser una de las premisas más importantes.
  • Interés en diagnósticos relacionados con la salud bucal: Si existe en tí un deseo por diagnosticar y diseñar tratamientos integrales en los niveles preventivo y restaurativo de las diferentes afecciones bucales; o si cuando alguien comenta sobre algún tratamiento, te produce interés cómo funciona, cuál es la finalidad y cómo se debe llevar a cabo, puede que sea un indicio sobre la vocación de dentista.

Cualidades necesarias para ser un buen odontólogo

Así como ya hemos conversado sobre la importancia de la vocación, también es importante hablar sobre las cualidades necesarias para que un odontólogo -por más que la parte académica ya la tenga- sea mucho más que un profesional que cumple con sus funciones de forma mecánica:

  • Detallista: Los odontólogos deben buscar los detalles para que los pacientes reciban los tratamientos adecuados y medicamentos. También se debe prestar atención al espacio, forma y color, cuando hablamos del cuidado de los detalles, no nos referimos únicamente al aspecto físico o estético, sino a también a la forma de tratar al paciente, de la escucha y de la atención general.
  • Destreza: Debe ser bueno para trabajar con sus manos, el odontólogo trabaja con las herramientas en un área limitada y pequeña, por lo que es importante trabajar la destreza manual y la forma de hacerlo para que sea cómodo para el paciente y para el profesional.
  • Las habilidades de liderazgo: La mayoría de los odontólogos trabajan en su propia clínica dental. Esto les obliga a gestionar y dirigir un equipo, pero en caso de pertenecer a un equipo de trabajo, siempre es bueno y necesario tener habilidades de liderazgo, pues de igual forma estarás llevando la batuta de la atención del paciente.
  • Capacidad de organización: Fuertes habilidades de organización, incluyendo el mantenimiento de registros precisos de la atención al paciente, la organización de material de trabajo instrumental, de limpieza, de seguridad, que son fundamentales para todos los profesionales del área de salud.
  • Paciencia: Los odontólogos suelen trabajar durante largos períodos de tiempo con los pacientes que necesitan atención especial, sea por cuestiones clínicas o por cuestiones anímicas. Es importante que los profesionales de la salud bucal tengan paciencia para asumir los miedos y temores de los pacientes, así como la atención de niños o de personas con necesidades especiales, por lo cual la paciencia es fundamental.
  • Habilidades para resolver problemas: Los odontólogos necesitan fuertes habilidades de resolución de problemas. Deben evaluar los síntomas del paciente y elegir los tratamientos adecuados, de forma que estos sean los indicados no solamente en la efectividad de los mismos, sino también en lo que se refiere a los tiempos y a los costos.
  • Buen equipo de trabajo. Un buen dentista, deberá contar con un excelente equipo odontológico a su disposición para garantizar la calidad del servicio con herramientas de calidad, esto le garantizará la comodidad a la hora de trabajar, así como también la comodidad y tranquilidad de los pacientes.
  • Las habilidades de comunicación. Los dentistas deben tener excelentes habilidades de comunicación, deben ser capaces de comunicarse de manera efectiva con los pacientes, higienistas dentales, asistentes dentales y recepcionistas. También es importante que sepan adaptar el lenguaje según el paciente, pues esa será la mejor forma de hacerse entender.

Los valores del dentista

Los dentistas deben no solamente tener cualidades y vocación, a la hora de ejercer la profesión, los profesionales deben tener en su haber, diferentes valores que lo acompañaran durante toda su carrera:

  • Reconocimiento: al paciente en sus diferentes aspectos.
  • Prudencia: sensatez en los diferentes tratamientos.
  • Igualdad: en la atención sin discriminación de raza edad, sexo, religión.
  • Privacidad: el odontólogo hace su trabajo con discreción y reserva.
  • Solidaridad: Actitud que inclina al profesional odontólogo a responder favorablemente a las necesidades de la población, mediante acciones de apoyo y cooperación que redunden en el mejoramiento de la salud humana.
  • Lealtad: Actitud de respeto y fidelidad a la profesión y a la sociedad
  • Honestidad: Comportamiento de coherencia y sinceridad respecto a la profesión y la sociedad, basado en la verdad y la justicia.

Las promesas que hace el dentista

Cuando nos referimos a promesas, no nos referimos a nivel de tratamientos odontológicos o de mantener un presupuesto establecido, sino a nivel personal. Partiendo de esto, y cumpliendo con ellas, es que se logrará una buena relación odontólogo-paciente:

  • Honradez: Las mejores relaciones doctor-paciente se basan en la confianza y en la honestidad, por lo que mantener la honradez y ser consecuente, es la forma de que los pacientes elijan mantenerse al lado de su odontólogo.
  • Hacer el bien: El dentista provee tratamiento de alta calidad y a tiempo, a la vez que tiene en cuenta tus necesidades, deseos y valores, por lo que siempre buscará la mejoría del paciente y de utilizar su conocimiento para hacer el bien.
  • Imparcialidad: El dentista no discriminará y proveerá cuidado dental sin prejuicios y sin distinción de ningún tipo, recordando que la salud es un derecho universal.
  • Respeto a los pacientes y a sus necesidades: Como paciente, tienes el derecho a ser involucrado en las decisiones sobre el tratamiento y a esperar privacidad y confidencialidad, por lo que el dentista siempre debe tomar en cuenta la opinión del paciente y siempre trabajar en pro de su comodidad, así como atender las necesidades, clínicas y anímicas, entendiendo que la odontología es una de las especialidades de la medicina que produce más temor.
  • Nunca hacer daño: La obligación de tu dentista es mantenerte sano y seguro. Parte de ello es mantener sus conocimientos y habilidades actualizadas y referirte a especialistas cuando sea necesario. Por lo que es importante saber hasta dónde llegan sus conocimientos y en caso de no poder resolver el problema, debe tener la premisa de nunca hacer daño y derivarlo a quien sí pueda hacerlo.

Tomando todo esto en cuenta, es evidente que el odontólogo es mucho más que su conocimiento académico, sino que a la hora de poner en práctica todo ese aprendizaje educativo, hay mucho a nivel personal y de valores individuales que lo harán ser un buen profesional. Por lo que queda en evidencia que no sólo es una cuestión teórica, sino que estamos hablando de algo que va más allá y que requiere de una implicación emocional.

Todo esto es importante, pues cuando un paciente va a elegir un dentista, lo hace si se siente cómodo, si el profesional lo hace temer menos a la intervención, si puede comunicarse efectivamente con él y si no solamente lo escucha, sino que respeta sus opiniones y necesidades.