El vino, un caldo que, bebido con moderación, nos ayuda a estar sanos

El vino, un caldo que, bebido con moderación, nos ayuda a estar sanos

En nuestro país, si de algo podemos presumir es de la gastronomía que tenemos y es que esta es muy rica y muy variada y nos ofrece manjares de ensueño. Tanto es así que muchos son los turistas que año tras año se acercan a nuestra tierra para descubrir las maravillas de la dieta mediterránea y es que gracias a ella podemos tener una alimentación, como os decimos, muy variada, a la par que sana. Pero esto no se queda solamente en esta dieta, ya que el aceite de oliva es otro de nuestros referentes, así como podemos presumir de ser la huerta de Europa o tener un marisco envidiado en todo el mundo… Sin embargo, por si todo esto fuera poco, en caldos tampoco hay quien nos gane y es que el vino es otro de nuestros fuertes como país.

Prueba de lo importantes que somos en la producción de vinos lo encontramos, sin ir más lejos, en la cantidad de denominaciones de origen que tenemos en nuestro país y es que, por poneros un ejemplo, solo en la provincia de Ourense nos encontramos con cuatro de estas demarcaciones y que son: Valdeorras, O Ribeiro, Monterrei y Ribeira Sacra, mientras que la quinta denominación gallega, la de Rías Baixas, se sitúa en la provincia de Pontevedra. Pero el vino no es solo tema de una o un par de regiones, ya que nos podemos ir de punta a punta para encontrarnos con los vinos de Bocopa, de la denominación de origen Vinos Alicante. Una demarcación que, al igual que el resto de las de España, nos ofrece unos maravillosos caldos beneficiosos para nuestra salud y que nos aportan ventajas como:

  • Reduce el riesgo de fallecimiento. En Europa, las investigaciones afirman que el consumo de entre 22 y 32 gramos de alcohol por día tiene un efecto “protector” de la salud, evitando la mortalidad por muchas causas. En Dinamarca, Francia e Inglaterra se dice también que beber vino de manera moderada es mejor que la cerveza u otras bebidas alcohólicas.
  • Disminuye el efecto del cigarrillo. El vino serviría para regular los daños que genera el tabaco en los vasos sanguíneos, ya sea para relajarse o vasodilatarse. Sobre todo, tiene efectos positivos en el endotelio, una capa de células que reducen la fricción entre los vasos linfáticos y sanguíneos, y en el corazón.
  • Previene enfermedades cardiovasculares. Es uno de los efectos más conocidos del vino tinto, siempre y cuando se consuma según la proporción adecuada y regularmente. Los científicos sostienen que el vino tinto reduce la posibilidad de padecer una enfermedad coronaria, reduciendo la producción de colesterol malo (LDL) y aumentando el bueno (HDL).
  • Efectos anticoagulantes y antitrombóticos. Esto no sólo se consigue bebiendo vino cada día, sino que se ha detectado que los consumidores esporádicos tienen menor cantidad de proteína fibrinógena, lo que promueve la formación de coágulos de sangre.
  • Previene la aparición de aterosclerosis. Esta es una de las enfermedades causadas por la degeneración de las arterias. El vino permite contrarrestar sus síntomas y hasta puede evitar que aparezca. La aterosclerosis sucede cuando los vasos sanguíneos pierden su capacidad de relajarse. El alcohol de esta bebida ayuda a los vasos a permanecer saludables gracias a la formación de óxido nítrico, sustancia fundamental en la relajación vascular.
  • Equilibra la tensión arterial. Si bien se sabe que el consumo excesivo de alcohol provoca hipertensión, beber una copa de vino al día (150 ml) tiene el efecto contrario para las personas que sufren de este problema, ya que baja la tensión luego de una comida.
  • Reduce la formación de cálculos renales. La ingesta diaria de vino tinto disminuye el riesgo de desarrollo de piedras en el riñón.
  • Evita la aparición de la enfermedad de Alzheimer. Las investigaciones demostraron que el resveratrol (un compuesto del vino tinto) produce efectos neuroprotectores, ayudando a que esta condición no se desarrolle.

Otras ventajas menos conocidas de beber vino

Aunque bien es cierto que a lo largo del post ya os hemos comentando algunas de las ventajas principales de beber vino con moderación, lo cierto es que estas no son las únicas, ya que existen otras ventajas del vino, entre las que se destacan:

  • Previene la demencia.
  • Reduce el riesgo de padecer artritis reumática.
  • Previene la gripe y los resfriados.
  • Minimiza la posibilidad de sufrir cáncer de garganta.
  • Ayuda a mantenerse despiertos o en vigilia.
  • Sirve para hacer la digestión.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Reduce los riesgos de padecer diabetes.
  • Previene el envejecimiento prematuro de las células de la memoria.
  • Mejora las varices.
  • Evita el cáncer de próstata.
  • Favorece la asimilación de las proteínas.
  • Mejora la piel.
  • Ayuda en la visión y previene enfermedades como la retinopatía diabética.
  • Reduce el dolor y las molestias de las hemorroides.
  • Disminuye las alergias por sus propiedades antihistamínicas.
  • Evita la formación de coágulos de sangre.