La adicción a las drogas es multifactorial

La adicción a las drogas es multifactorial

Por abuso de drogas o adicción a las drogas se define como “un modelo desadaptativo de uso de una sustancia psicoactiva caracterizado por un consumo continuado, a pesar de que el sujeto sabe que tiene un problema social, laboral, psicológico o físico, persistente o recurrente, provocado o estimulado por el consumo o consumo recurrente en situaciones en las que es físicamente peligroso”. Pero es más precisa la siguiente definición publicada en 1969 por el Comité de Expertos en Farmacodependencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que lo hace de la siguiente forma: “consumo excesivo, persistente o esporádico de drogas, que no es consecuente ni está relacionado con una práctica médica aceptable”.

La adicción a la drogas se puede tratar

La adicción a las drogas se puede curar, afirma un informe de expertos en neurosciencias, y el nuevo informe, publicado por la OMS, asegura que los factores psicosociales, ambientales, biológicos y genéticos condiciona esta la dependencia.

Según el informe, la dependencia a las drogas depende de varios factores. Por un lado, está determinada por factores biológicos y genéticos, la herencia genética podría ser determinante, pero también por factores psicosociales, culturales y ambientales.

Cada día, en la consulta de la psicóloga Vanessa Sanz, se atienden varios casos de adicción a las drogas, y en especial a la cocaína, a las pastillas y al alcohol, y gracias a su terapia, ha conseguido que cientos de personas, la mayoría jóvenes, salgan del agujero, de la oscuridad en la que se encontraban y hayan vuelto a ver la luz. Con su ayuda, esto es posible. La adicción a las drogas es tratable, asegura la psicóloga.

Uso y abuso de las drogas

La investigación se ha centrado en el deseo compulsivo, la utilización compulsiva, la tolerancia y el concepto de dependencia, y demuestra que las distintas sustancias psicoactivas actúan de diferentes maneras en el cerebro, relacionadas con la motivación y las emociones. El informe refleja que hay una interacción entre los factores genéticos y los ambientales, que contribuye a mantener la adicción. En esos conocimientos se basan una serie de novedosos instrumentos de diagnóstico y de tratamientos comportamentales y farmacológicos.

El Director General de la OMS, Dr. LEE Jong-wook, ha advertido “La comunidad de salud pública tiene que prestar más atención a los problemas sanitarios y sociales asociados con el consumo de tabaco, alcohol y sustancias ilícitas, y con la dependencia de esos productos, y es necesario dar una respuesta normativa apropiada para abordar esos problemas en diferentes sociedades…Quedan por aclarar muchos aspectos, pero en este importante informe se muestra que es mucho lo que ya sabemos acerca de la naturaleza de esos problemas”

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) calcula que existen uno 205 millones de personas consumen algún tipo de sustancia ilegal. La más popular es el cannabis, seguido de las anfetaminas, la cocaína y los opioides. Otro dato interesante, es que los hombres se drogan más, si bien ellas le dan bastante al tabaco y al alcohol. Los jóvenes serían los principales consumidores. Según los datos de la ONUDD muestran que un 2,5% del total de la población mundial y un 3,5% de las personas de 15 o más años consumieron cannabis por lo menos en uno de los años 1998 a 2001.

La Dra. Catherine Le Galès-Camus, Subdirectora General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental ha hecho las siguientes declaraciones: “La dependencia de sustancias es un trastorno crónico, y a menudo recurrente, que con frecuencia concurre con otros trastornos físicos y mentales…Todavía no sabemos en qué medida es curable –dadas las alteraciones a largo plazo que causa el abuso de sustancias en el funcionamiento cerebral– pero sí sabemos que existen intervenciones capaces de lograr la recuperación de la dependencia.”

Entre los 10 principales factores de riesgo, el tabaco ocupaba el cuarto lugar, y el alcohol el quinto. Las medidas para reducir sus daños y los de otras sustancias psicoactivas son absolutamente necesarias.

El Dr. Benedetto Saraceno, Director del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS, advierte que “El crecimiento explosivo de los conocimientos neurocientíficos en los decenios recientes ha aportado nuevos datos acerca de las razones por las cuales muchas personas consumen sustancias psicoactivas aunque les causen daño… Era necesario preparar el informe a la luz de esos adelantos, habida cuenta de que las sustancias psicoactivas, independientemente de su condición jurídica, utilizan mecanismos de acción similares en el cerebro, pueden ser perjudiciales para la salud y pueden provocar dependencia. Las repercusiones en la salud pública son enormes y requieren un planteamiento integral de la formulación de políticas y la elaboración de programas”.

Pues bien, si tú o alguien de tu entorno padece una adicción a las drogas, pide ayuda, ayúdale.