Una mirada más joven

Una mirada más joven

Por mi profesión, soy modelo, necesito estar siempre perfecta y esto no es fácil en una profesión donde las nuevas generaciones vienen pegando muy fuerte y yo ya me he quedado como modelo para la tercera edad. Una de mis obsesiones es tener una mirada joven, creo que gran parte del encanto de una mujer reside en sus ojos, en saber trasmitir juventud con su mirada. Por eso cuando me enteré que existía la blefaroplastia tuve claro que me lo tenía que hacer.

Quizás no sepas mucho de esta técnica, pero a grandes rasgos te puedo contar que es la cirugía estética de los párpados. Su objetivo es rejuvenecer la mirada con un efecto natural, sin cambios drásticos en la imagen y sin cicatrices visibles. Algo perfecto para mí. Así que acudí a la doctora Cecilia Rodríguez, especialista en cirugía ocular, porque su grupo de trabajo es considerado el que mejor hace esta operación de blefaroplastia en Tenerife.

Como te decía, los párpados son el mejor termómetro de la edad. La piel de alrededor de los ojos pierde elasticidad, los músculos se debilitan y la grasa se mueve desde la órbita hacia adelante. Solo hay que ver a algunas famosas como tienen sus ojos, más pequeños y adquieren expresión de cansancio o tristeza permanente. Y el problema también puede dejar de ser estético. Por ejemplo en las personas mayores este exceso de piel puede ocasionar además un problema visual, al deteriorar el campo visual superior. La blefaroplastia soluciona todos estos problemas. Si quieres un ejemplo, tienes el de Carmen Lomana.

La blefaroplastia es una cirugía sencilla que se puede efectuar en párpados superiores, inferiores y combinar con otros procedimientos como un lifting de cejas. En los párpados superiores el objetivo es despejar la mirada. Así se va eliminado el exceso de piel y se restaura la tensión normal del músculo a través de una microincisión en el pliegue palpebral, por lo que la cicatriz es prácticamente invisible. Yo recuerdo que nadie me lo notó. Me pedí un mes de vacaciones en el mes de junio y cuando volví ni se dieron cuenta.

La cirugía se efectúa por vía interna (transconjuntival) por lo cual la cicatriz no es visible. En el caso de pacientes con laxitud palpebral incrementada y exceso de piel, la cirugía se efectúa a través de una incisión por debajo de la línea de las pestañas que permite asociar procedimientos de tensado palpebral para evitar el “redondeamiento” del ángulo externo del ojo.

Una hora y sin ingresar

Lo mejor de todo es que la operación duró cerca de una hora y no necesité ser ingresada. El mismo día volví para casa. Si es cierto, pero como en todas las cosas, que luego necesité algunas indicaciones. Durante la primera semana, me salieron un par de hematomas. Durante los primeros días me recomendaron no realizar esfuerzo físico intenso para evitar posibles sangrados y acelerar la recuperación.

Lo que iba haciendo era darme  frío y una pomada antibiótica sobre la herida. A la semana se retiraron los puntos. La recuperación de la blefaroplastia suele ser completa al mes, aunque la cicatriz seguirá mejorando con el tiempo hasta llegar a ser invisible. Como ocurrió en mi caso. Sin duda una operación muy recomendable.