Edentulismo o falta de piezas dentales. Un problema muy común

Edentulismo o falta de piezas dentales. Un problema muy común

Muchas personas sufren la ausencia de un diente o una muela. Las causas de estas pérdidas pueden ser múltiples y variadas. La falta de dientes se conoce con el nombre de edentulismo, que es la consecuencia de la pérdida de una pieza dental para siempre, ya sea porque se ha caído o porque el dentista nos la ha quitado.

Es posible perder una pieza dental en cualquier etapa de la vida, pero lo cierto es que le ocurre más a las personas mayores, que además de tener más problemas de salud, tienen pérdidas de densidad ósea, especialmente en las mujeres con osteoporosis.

Causas y consecuencias de la pérdida de dientes

Entre las causas de las ausencias dentales, destacan en primer lugar de los traumatismos (golpes), que pueden causar la pérdida de uno o más piezas. Pero además, la pérdida de dientes y muelas se debe principalmente a la enfermedad periodontal o a una caries severa. La primera, en una etapa avanzada destruye el tejido que sujeta el diente, las piezas se mueven y al final se caen. Las caries, cuando son graves, es decir, cuando no se pueden erradicar con una endodoncia, esto es, matar el nervio de la pieza dental afectada, es necesario extraerla. Es la única forma de frenar la infección y de aliviar el dolor de la persona afectada.

A consecuencia de esto, las personas empiezan a tener problemas para masticar los alimentos. Les cuesta comer alimentos duros y se tienen que limitar a los blandos. Es súper incómodo y además, provoca problemas digestivos y carencias nutricionales, además de dolores de oído, de cabeza o de cervicales. Y también tiene consecuencias a nivel psicológico, sobre todo si la pérdida es visible. Las personas a las que les faltan dientes, suelen sentir vergüenza, llegando incluso a taparse la boca para sonreír. Hay que tener en cuenta que en la sociedad actual la imagen está más valorada que nunca e incluso puede influir a la hora de conseguir un trabajo.

Numerosos estudios aseguran que los pacientes que sufren edentulismo y se colocan implantes dentales o prótesis se sienten mucho más felices que antes de iniciar el tratamiento, mucho más seguros de sí mismos y confiados. Así lo aseguran en la clínica dental Gaudí, donde realizan todos los tratamientos odontológicos que existen en la actualidad. Si necesitas reemplazar tus piezas dentales perdidas en está clínica existen soluciones a tu medida. El Dr. Ferre atiende en su consulta tanto a niños como a adultos, con tratamientos personalizados en función de las necesidades de cada paciente. En primer lugar, realizan un diagnóstico preciso y detallado, teniendo en cuenta los antecedentes médicos, así como los síntomas del paciente y los resultados de las pruebas diagnósticas.

Antes, cuando alguien perdía un diente, en lugar de una prótesis o implante, la gente solía ponerse

puentes dentales removibles, es decir, las dentaduras postizas de siempre. Pero lo cierto es que tienen bastantes limitaciones. Las prótesis de resina se fijan a la encía de forma deficiente, lo que provoca que, al hablar, comer o sonreír, los dientes se desajusten.

Es por esto que la mejor solución son los implantes dentales, un tratamiento que consiste en un tornillo de titanio o zirconio, que se integra en el hueso del maxilar y la mandíbula, y sobre este, e coloca una corona. De esta forma, el paciente no notará ninguna diferencia con su diente natural, si bien es cierto nada que sustituya por completo a un diente natural, pero un implante es lo más parecido a un diente natural.

La sonrisa es lo mejor que tienes, no la descuides. Pero más allá de la estética está la salud, y la falta de piezas dentales, puede provocar problemas mucho más serios. Las prótesis dentales de toda la vida, pueden ser una solución, pero a la larga, no resultan tan eficaces como los implantes. Al ser fijos, son como los dientes naturales.

Y para terminar un extracto de un poema de Pablo Neruda, dedicado a la risa. “Tu sonrisa”.

Quítame el pan, si quieres,

quítame el aire, pero

no me quites tu risa.

No me quites la rosa,

la lanza que desgranas,

el agua que de pronto

estalla en tu alegría,

la repentina ola

de plata que te nace.

Mi lucha es dura y vuelvo

con los ojos cansados

a veces de haber visto

la tierra que no cambia,

pero al entrar tu risa

sube al cielo buscándome

y abre para mí todas

las puertas de la vida.”

La sonrisa enamora, atrapa, ofrece confianza. No la descuides. Si te faltan piezas dentales, acude a tu dentista. Él/ella te dará la mejor solución.