La relación entre la dieta y la salud de los dientes y encías

La relación entre la dieta y la salud de los dientes y encías

Somos lo que comemos. Los alimentos que ingerimos afectan a la salud integral de nuestro organismo, y principalmente, a los dientes. Por ello, si queremos cuidar de nuestra salud bucodental, además de vigila la higiene diaria de dientes y encías, debemos tener en cuenta la dietal. Hay ciertos alimentos que debemos evitar y otros, en cambio, que sería conveniente introducir a fin de mantener nuestra boca en perfecto estado de salud.

Los alimentos que cuidan de la salud de nuestros dientes y encías

¿Cuáles son los alimentos que debemos consumir de manera regular con el objeto de cuidar la salud de nuestros dientes y encías?

Pues bien, en primer lugar, debemos beber agua, esto es lo más importante de todo, ya que además de ser indispensable para la vida, ayuda a hidratar todos los tejidos del cuerpo. Por otro lado, la ingesta de agua estimula la producción de saliva, que neutraliza las bacterias acumuladas en la cavidad oral.

1. Los alimentos crujientes como las manzanas, las zanahorias o el apio son ideales para la limpieza de la boca en general y en especial, de los espacios entre los dientes. Son perfectos para picar a media tarde o a media mañana, o bien en las comidas. Si los añades a la ensalada, conseguirás un plato, original, sabroso y muy saludable.

2. Los alimentos ricos en polifenoles como las legumbres, las frutas y verduras de color rojo, como las fresas, los arándanos, las frambuesas, las berenjenas o las remolachas.

3. Las bebidas como el té rojo y el té negro también contienen polifenoles, que actúan como un bactericida natural, impidiendo la proliferación de las bacterias en el interior de la boca.

4. Los alimentos ricos en vitamina C, contenida en frutas como la naranja, los kiwis o en verduras como el pimiento y el brócoli ayudan a mantener el colágeno en las encías.

5. Los alimentos ricos en calcio y fósforo forman parte de la estructura de distintos tejidos, entre ellos los dientes, y, además de los lácteos, se pueden obtener de las semillas de sésamo o el brócoli.

Los alimentos que debemos evitar

1. Lo primero que hay que evitar es masticar hielo, ya que puede causarnos lesiones en los dientes. 2. Los zumos de cítricos son altamente ácidos, por lo que pueden erosionar el esmalte y hacer nuestros dientes más susceptibles de sufrir caries e hipersensibilidad dental.

3. El café Café y té, son buenos, pero por lo general se le añade azúcar, el peor alimento para nuestros dientes. Además, la cafeína, además de manchas, provoca sequedad en la boca, lo que aumenta los niveles de estrés, uno de los factores de riesgo de la enfermedad periodontal.

4. El vino tinto contiene taninos, que igual que la cafeína mancha nuestros dientes y seca la boca.

5. Los alimentos pegajosos, como las frutas deshidratadas, se pueden quedar pegados en los diente mucho tiempo, por lo que, si los tomas, asegúrate de cepillarte a continuación los dientes y usar, además, hilo dental, para eliminar los posibles restos, más difíciles de sacar.

6. Los caramelos hace que el azúcar permanezca en nuestros dientes durante un tiempo considerable, y es todavía peor si los masticamos, que favorecen la rotura de alguna pieza dental.

7. Las patatas fritas, como el pan o la pasta, son ricas en almidón y se adhieren con mucha facilidad al diente, lo cual favorece la formación de placa dental.

8. Los refrescos, además de azúcares, contienen ácido fosfórico, que destruye al calcio de los dientes y el esmalte dental, volviéndolos frágiles y vulnerables. Esto también contribuye a la esmineralización de los huesos y dientes. Y ojo, las bebidas light contienen la misma concentración de ácido fosfórico, que las normales.

9. Las bebidas energéticas, contienen altos niveles de azúcar y además, la acidez de estas bebidas puede dañar el esmalte dental, si bien, puede ser beneficiosas para las personas que practican deporte. Si las vamos a consumir, en Myca, clínica dental, recomiendan beber agua a continuación y masticar chicle para estimular la producción de saliva, de esta forma el nivel de pH natural se recupera más rápidamente. Además, es mejor esperar, al menos, una hora, para cepillarse los dientes y así evitar frotar directamente el ácido sobre los mismos. Myca, atiende cada día infinidad de casos de pacientes, que han dañado sus diente por culpa de sus malos hábitos alimentarios, por lo que, además del tratamiento adecuado para cada uno de ellos, se preocupa por asesorarlos en materia de alimentación, ofreciendo así, un servicio integral de asistencia.