El CBD como tratamiento para la ansiedad y el TDAH en niños

El CBD como tratamiento para la ansiedad y el TDAH en niños

El CBD y sus propiedades curativas se está volviendo muy popular y son muchos los que ya lo usan a diario. Entre sus promesas está la de aportar beneficios incluso en niños y mascotas. Pero, cuando pensamos en darle esta sustancia a nuestros pequeños por supuesto que nos atacan ciertas dudas e inseguridades, la mayoría relacionada con su seguridad y su legalidad.

Para ayudarte, hemos consultado con el equipo experto de CBD ON y te aclaramos todas tus dudas.

Presentaciones del CBD para los más pequeños de la casa

Hoy en día, el CBD viene en variedad de presentaciones y productos; podemos encontrar desde gotas, hasta maquillaje, y hay presentaciones que no dejan a los niños por fuera. Las gominolas con infusión de CBD, por ejemplo, son las más recomendadas para el público infantil ya que vienen con la dosis precisa para ellos y en forma de los caramelos de goma que tanto les gustan. Incluso, como estas vienen con un contenido de entre 5 a 10 mg de CBD, puedes cortarlas dependiendo de la dosis que tu hijo necesite.  

Por otro lado, también están los aceites de CBD que tienen una dosis de menos de 500 mg y que son una buena opción para los niños. Solo basta con colocar la dosis recomendada bajo la lengua una vez al día para que surta efecto.

En fin, sea cual sea la presentación de elección, el CBD es seguro para los niños y hasta les trae muchos beneficios, siempre y cuando hayamos consultado con nuestro médico de confianza y lo estemos consumiendo bajo su supervisión.

¿El CBD puede drogar a los niños?

La primera duda que suele atacarnos es si el CBD podría drogar a nuestro pequeño. No obstante, no hay ningún riesgo de que esto suceda, ya que el contenido de THC del suplemento, que es el que causa el efecto de subidón y adicción de la marihuana, suele ser inferior al 0.3%. De esta forma, podemos estar seguros de que el consumo del CBD no causará ningún efecto psicoactivo.

En cuanto a la legalidad del consumo de CBD en niños, todo depende del tipo de producto que se utilice. Los productos de cannabis recreativo que contienen más de un 0,3% de THC están contraindicados para los niños, de hecho, se consideran ilegales debido al alto contenido del compuesto que crea el efecto psicoactivo de la marihuana.

Por el contrario, el CBD, del cual ya te hemos explicado que no crea efectos psicoactivos o adictivos en la persona que lo consume si están contemplados dentro de los marcos legales de muchos países, incluso, en Estados Unidos se utiliza como un suplemento nutricional.

¿Cuándo se indica el consumo de CBD en niños?

Los  casos más comunes en los que se suele indicar el CBD a niños son:

  • Para aliviar o prevenir las náuseas antes de un viaje largo en coche
  • Como tratamiento para dolores leves
  • Para aliviar la ansiedad en niños ansiosos o autistas
  • Para ayudar a dormir mejor a aquellos niños que sufren de insomnio o pesadillas
  • Para calmar síntomas epilépticos como los del síndrome de Dravet
  • Para aliviar la tos 
  • Para controlar la inflamación y las enfermedades autoinmunes

Eso sí, cabe acotar que en los casos de ansiedad, insomnio o algún problema autoinmune, el CBD por si solo no obrará milagros. Este se encargará de aliviar los síntomas, pero igual se deberá buscar la causa de la afección para saber cual es el tratamiento más adecuado para atacarlo de raíz.

Además, aunque está comprobado que el CBD es muy útil para el alivio y tratamiento de las afecciones que mencionamos anteriormente, siempre hay que tener en cuenta que no tiene el mismo efecto en todos los niños y que debemos vigilar muy bien las dosis que les estamos suministrando, de forma que de verdad tenga un efecto beneficio sobre nuestro hijo. Por lo mismo hay que consultar con el médico pediatra sobre su posología y combinarlo con una dieta balanceada y un estilo de vida más saludable.

Beneficios del CBD para la salud de los niños

Algunos de los beneficios de los que los niños pueden gozar al consumir CBD son:

  • Ayuda a combatir la ansiedad

Aunque parezca increíble, los niños también pueden llegar a sufrir de ansiedad, muchas veces debido a una mala alimentación, problemas en el hogar, en la escuela o a nivel social.

En estos casos, el CBD es un excelente aliado para combatir la ansiedad a corto plazo. Esto gracias a que aumenta la actividad de los neurotransmisores en el cerebro que se encargan de disminuir la hiperactividad en el sistema nervioso. Así, nos podemos lograr relajar y volver a la calma después de haber pasado por una situación de mucho estrés.

  • Ayuda a controlar el insomnio

Este figura como uno de los beneficios más atractivos para los padres que tienen niños a los que les cuesta conciliar el sueño o que suelen tener pesadillas.

Estos problemas en el sueño de los niños normalmente vienen dados por la sobreestimulación del infante, ya que esto hace que su cerebro permanezca activo durante horas y luego le cueste entrar en el estado de calma y relajación que se necesita para una buena noche de sueño y descanso,

Así, mientras los enemigos más comunes son los videojuegos y la TV, el CBD es un excelente aliado para recuperar el sueño. Lo mejor es que no nos tenemos que preocupar por los efectos secundarios que si suelen tener los sedantes, ya que el compuesto lo único que hace es frenar la actividad mental que está teniendo el pequeño, dándole la oportunidad de relajarse y dormirse de forma natural.

  • Trata la epilepsia

Aunque hemos hecho énfasis en que el CBD es bueno aliviando los síntomas de las enfermedades, pero que no puede curarlas por completo, en el caso de la epilepsia si que funciona como tratamiento paliativo.

Los estudios que hasta ahora se han realizado en materia han confirmado su efectividad al reducir casi por completo los episodios de epilepsia en niños, sobre todo aquellos diagnosticados con el síndrome de Dravet. El estudio más reconocido es el practicado sobre la niña  Charlotte Figi, quien solía ser víctima de muchos y seguidos episodios con convulsiones y cuyos padres habían intentando todos los tratamientos sin conseguir resultados.

Luego de apostar por el CBD, las convulsiones comenzaron a desaparecer en poco tiempo. Así, en conocimiento de este caso, la popularidad del CBD para el tratamiento de la epilepsia se ha propulsado y es hoy uno de los tratamientos más populares para estos casos.  

De hecho, tanto así ha sido el auge, que algunas empresas farmacéuticas están trabajando en desarrollar nuevos medicamentos antiepilépticos basados en versiones naturales o sintéticas del CBD.

  • Mejora el manejo de los síntomas del autismo

El trastorno del espectro autista (TEA) es más frecuente de lo que podemos pensar y además, aún  no existe una cura para él.

Lo único que se puede hacer es buscar un tratamiento que ayude a mejorar la calidad de vida de los niños que lo sufren, cuyos síntomas característicos son: ansiedad, convulsiones, cambios de humor y tendencia hacia un comportamiento adictivo.

Muchos medicamentos para el trastorno, aunque pueden funcionar, son poco fiables debido a sus efectos secundarios negativos. No obstante, el CBD si que ha probado ser eficiente en la reducción  de los síntomas, sin efectos secundarios, con los siguientes resultados:

  • Reduce la ansiedad social, por ejemplo, frente a grupos grandes de personas.
  • Reduce la ansiedad y las pesadillas, por lo que facilita una noche de sueño y descanso de mayor calidad
  • Ayuda a aliviar la ansiedad cuando se visita al médico
  • Es excelente tratando los episodios de epilepsia, que muchas veces suelen venir asociados con el TEA
  • Tratamiento para los síntomas del TDAH

Por último, el CBD también es un excelente aliado para los padres que tienen niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Este es un trastorno neurológico que hoy en día suele padecer al menos 1 de cada 15 niños. Dicho trastorno se trata por medio de la ingesta de medicamentos como el Adderall y el metilfenidato, los cuales ayudan a aliviar los síntomas, pero que suelen tener efectos secundarios negativos.

Por su parte, el CBD llega al rescate de los padres una vez más para ofrecer un tratamiento efectivo y sin efectos secundarios indeseables. Por ejemplo, el CDB ha probado su  gran efectividad al reducir la hiperactividad, el cual es uno de los síntomas más característico del TDAH, y es que sus propiedades relajantes ayudan a los niños a estar en calma.

Además, alivia la ansiedad y el insomnio, los dolores de cabeza y las afecciones autoinmunes que suelen venir asociadas a esta enfermedad.

En fin, el CBD puede ayudar a tu hijo de muchas maneras y sin tener que preocuparte por algún efecto secundario, ni mucho menos por efectos psicotrópicos o adictivos.