Cómo un tratamiento de ortodoncia puede cambiar el estado de ánimo

Cómo un tratamiento de ortodoncia puede cambiar el estado de ánimo

Muchas veces no somos conscientes de la importancia que tiene una dentadura en nuestra vida. Y es que no solo tener unos dientes correctos y limpios pueden servir para deslumbrar a una chica o a un chico, una dentadura correcta, una salud bucodental es fundamental para estar bien físicamente y anímicamente. De ello pueden dar fe en esta clínica dental en Ciudad Real, Dentista Isabel Navarro, sobre todo con sus tratamientos de ortodoncia.

Y es que muchas veces estamos mal sicológicamente porque no nos vemos bien al mirarnos al espejo y comprobar la dentadura que tenemos. Y es que nuestros dientes son la tarjeta de presentación ante la sociedad. Si tienes que conseguir un trabajo, tendrás más posibilidades si lo haces con una buena dentadura que con los dientes todos podridos.

También tendrás más éxito entre las parejas cuando tengas una dentadura hermosa. Las parejas no quieren besar bocas podridas. Además, tener una dentadura sin higiene provoca que nos huela mal. Todo esto provoca un efecto en nuestra mente que nos pueda provocar un trauma, nos podemos sentir mal y apartados de la sociedad. Estas son los motivos por  los que hay que tener una salud en los dientes y acudir al dentista varias veces al año.

Y como bien decían nuestras abuelas, por la boda entra y sale la salud. Por lo tanto, si tienes enfermedades en los dientes esto puede provocar otras en el cuerpo. Por ejemplo, dentro de las enfermedades bucales, la gingivitis tiene una importancia prevalencia en España, pues afecta al 59,8% de la población. Los síntomas que provoca esta enfermedad son, por tanto, muy claros, siendo el sangrado que aparece durante el cepillado la primera señal de alarma.

¿Te gustaría mejorar tu aspecto y con ello tu vida social? Pues a nosotros nos gustan los cambios sutiles y progresivos. Por eso te recomendamos estos tratamientos para poder ser otra persona en la vida.

Ortodoncia quirúrgica

Como nos cuentan desde la clínica, existe un porcentaje de pacientes que acude a consulta presentando maloclusiones graves con un gran componente óseo, donde conseguir una corrección completa del problema es difícil sino se recurre a la cirugía ortognática, ya que la ortodoncia por sí sola presenta limitaciones en aquellos casos donde hay un grave problema esquelético. Es cuando no te sientes bien con tus dientes, porque la colocación no es buena.

En estos casos la ortodoncia se realiza en dos pasos:

La ortodoncia pre-quirúrgica (antes de la cirugía ortognática que corregirá el problema óseo). Consiste en preparar los dientes y los maxilares para facilitar la intervención quirúrgica.

La ortodoncia post-quirúrgica (después de la cirugía ortognática). Para terminar de perfeccionar el caso y asentar la mordida.

Ya se han tratado pacientes con la última tendencia de Surgery First (Cirugía Primero), sin ortodoncia previa, sólo postquirúrgica con fijaciones óseas para los elásticos, con lo que el tiempo de tratamiento se acorta y la satisfacción del paciente y su calidad de vida es inmediata. Una variación es la Surgery Early (Cirugía Temprana), con una breve ortodoncia prequirúrgica de unos meses para mejorar alineamiento y eliminar interferencias consiguiendo rápida estabilidad al llegar a la cirugía. Tanto la Surgery First como la Surgery Early están muy indicadas en los pacientes con Apnea del Sueño que necesitan una mejora en su calidad de vida lo más temprana posible. El tipo de tratamiento dependerá del diagnóstico y planificación del tratamiento individualizado y de las dificultades de cada caso en concreto.

Actualmente todo el diagnóstico y planificación se realiza a través de la valoración clínica del paciente, toma de registros fotográficos y modelos, el escáner craneal 3D.

Ortodoncia invisible

Un tratamiento que consiste en una serie de alineadores removibles e invisibles fabricados a medida para el paciente, moviendo los dientes hacia la posición deseada de manera controlada y progresiva, siendo un sistema cómodo, higiénico, práctico y por supuesto, invisible. Al ser removible tiene la ventaja de que puedes retirar el alineador para comer o lavarte los dientes, con el plus de comodidad e higiene que eso supone siempre para la persona que los lleve. Su discreción consigue lo que parecía imposible: el paciente vuelve a disfrutar de su propia sonrisa incluso durante el tratamiento.

Te animo a que entres en su página web y que dentro de la sección de ortodoncia eches un vistazo al antes y después de sus pacientes. Ahí es donde te vas a dar cuenta de la importancia de todo lo que te hemos contado.