Las negligencias médicas son cada vez más comunes en nuestro sistema sanitario

Las negligencias médicas son cada vez más comunes en nuestro sistema sanitario

Acudir al médico es siempre la primera cosa que se nos pasa por la cabeza cuando tenemos un dolor, cuando no nos encontramos del todo bien o cuando pensamos que podemos tener un problema de salud futuro. Para todas estas cuestiones, un profesional de la sanidad debería darnos una solución que sea correcta y que nos permita ver mejorada nuestra protección ante cualquier problema físico que se nos pueda presentar. Desde luego, esto es clave para garantizar nuestra calidad de vida y nuestro bienestar. Ni que decir tiene la importancia que eso tiene para hacer posible nuestra felicidad.

Sin embargo, las cosas muchas veces no son como esperamos. También en lo que tiene que ver con la Sanidad. Desde luego, a todos y todas nos gustaría que los médicos acertaran con todos los tratamientos y medicinas que nos indican para ver mejorado nuestro estado de salud. Pero la realidad es que no siempre aciertan en este sentido. De hecho, cada vez es más común comprobar cómo se producen negligencias médicas en prácticamente todos los lugares de nuestra geografía. Y, claro, esta es una noticia que no tranquiliza a nadie. Más bien todo lo contrario.

Una información que fue publicada por RTVE en su página web oficial desvelaba que, a lo largo del año 2019, el Defensor del Paciente había calculado unas 757 muertes por negligencia médica. Estamos hablando de una cifra que no es para nada despreciable y que muestra que no solo tenemos un problema sanitario que necesitamos resolver a la mayor brevedad posible sino que, además, hay que prevenir cualquier problema que podamos tener en este sentido para que, si se comete una negligencia en nuestro caso particular, el o la responsable pague las consecuencias por ello. Una negligencia nunca puede quedarse impune.

Las negligencias médicas están a la orden del día en España, por desgracia. De hecho, cada día son más las personas que se atreven a denunciarlas y cargar en contra de los responsables. Es lo que nos han comentado los profesionales de GAP Abogados en una reciente conversación. De hecho, el número de estas denuncias en su gabinete se ha multiplicado por tres en los últimos cinco años. Y es que no es para menos. Muchas de esas negligencias terminan en la muerte del paciente al que se estaba tratando y, desde luego, eso debe tener algún tipo de responsabilidad por parte del profesional que estaba tratándole.

Estas son las siete negligencias médicas más repetidas en nuestro país

Una noticia publicada en el portal web de La Nueva España indicaba cuáles son las negligencias médicas más repetidas en el interior de nuestras fronteras y las que, por ende, causan buena parte de las denuncias por negligencia médica que se interponen en España. A continuación, os dejamos las siete negligencias más repetidas:

  • Diagnóstico erróneo: es una de las más comunes y peligrosas. Se da cuando el sanitario no se da cuenta del problema real de su paciente.
  • Retraso en el diagnóstico: otro de los grandes peligros. Puede provocar la muerte del paciente. El tiempo en lo que respecta a la salud es clave, porque si detectamos una enfermedad demasiado tarde no podremos hacer nada para evitarla.
  • Retrasos en las listas de espera: ¿Quién no se ha visto afectado por algo relacionado con estos retrasos?
  • Falta de consentimiento informado: Los médicos tienen la obligación de informar a los pacientes de todos esos riesgos a los que se exponen cuando va a iniciarse un tratamiento. No informar al paciente de ese riesgo es una negligencia como la copa de un pino.
  • Errores en tratamientos u operaciones quirúrgicas: una negligencia de este tipo nos puede no solo costar la vida, sino arruinárnosla si nos deja vivos o vivas. Desde luego, son muchas las personas que han salido del tratamiento con problemas de salud más graves que aquellos con los que entraron.
  • Infecciones contraídas en el hospital: no cabe la menor duda de que la limpieza o la higiene son fundamentales en un hospital. Cuando esto no se cuida como se debería, hay problemas con las infecciones. Y más ahora con una pandemia como la que estamos viviendo.
  • Falta de seguimiento: Algunos médicos tienen la mala costumbre de olvidarse de sus pacientes una vez que salen por la puerta. Esto, al final, termina derivando en otras negligencias como el retraso en la detección de problemas o enfermedades.

Ojalá que nunca nadie tuviera que pasar por alguna de las situaciones que hemos descrito, pero la realidad es la contraria en un momento como en el que nos encontramos. Y ha sido así siempre. El mejor consejo que os podemos proporcionar si tenéis la mala suerte de pasar por un problema así es que dejéis el asunto en manos de vuestros abogados y abogadas. Por desgracia, ellos y ellas ya van teniendo bastante experiencia en este asunto.