las negligencias médicas y elegir abogado

las negligencias médicas y elegir abogado

Las negligencias médicas y elegir abogado se han convertido en un asunto importante. Como nos recuerdan desde Bufete Albanés, un abogado que se dedique a ello tiene que dominar una serie de conceptos a nivel legal y sanitario. Son acciones realmente complejas que requieren de los profesionales una especialización, dedicación y gran experiencia en el tema. No nos olvidemos que caer en un error puede terminar en que el caso se solucione de manera desfavorable. Estos profesionales pueden representar al paciente al que se le cause el daño o al médico que se haya demandado.

Definición de negligencia médica

Se conoce como una lesión producida en un paciente debido a errores, imprudencias o cuando no se cumplen las normas de la profesión. Si se hubiese actuado bien, las lesiones podrían haber sido evitadas.

¿Qué debemos hacer si pensamos que hemos sido objeto de una negligencia médica?

Pensemos que toda clase de documentación médica es importante de cara a reclamaciones posteriores, por lo que siempre debemos pedir copias de todos los documentos médicos, aunque nos pueda parecer que no son importantes.

Si hay lesiones que han sido provocadas debido a una negligencia, también es bueno seguir fotográficamente la evolución de la lesión que se trate.

Procedimientos a seguir para la reclamación de daños

Respecto a esto podemos encontrarnos con dos grupos importantes, los que suceden en centros públicos o los privados.

Públicos

Aquí se debe poner en marcha una Reclamación por responsabilidad patrimonial ante el ente administrativo que tenga competencia. Un procedimiento administrativos donde reclamaremos ante la administración que causó la negligencia médica las indemnizaciones que sean pertinentes por daños y perjuicios que cause una mala actuación.

Como máximo, el plazo deberá ser de un año a partir de que sucedió la negligencia, falleciese el paciente o que produjese graves lesiones o agravamientos, donde el plazo comienza a contando desde que se cure o pase a ser estable la enfermedad, lesión o daño.

Privados

En este caso se tiene que poner en marcha una Demanda por responsabilidad civil contra los que hayan causado el daño ante la jurisdicción. Este procedimiento debe seguirse ante los Tribunales de justicia de la jurisdicción civil.

Respecto al plazo en el que prescriba el supuesto, lo normal es el plazo de 5 años, aunque a veces puede ser de 1 año. El plazo comienza a contar como en el caso del que hablamos antes, desde que sucediese la negligencia en cuestión, fallezca el paciente o se agrave la enfermedad, lesión o daño, comenzando a contar desde que se cure o estabilice la lesión en cuestión.

Conviene decir también que hay posibilidad de que en los dos campos se acuda a la jurisdicción de carácter penal, aunque no pensamos que sea lo más conveniente en gran parte de los casos.

¿Qué se debe indemnizar?

Aquí hay dos grupos

Los daños de carácter personal

Las lesiones permanentes: donde la indemnización debe ser sobre todas las lesiones que se hayan estabilizado, secuelas y demás que sean causadas debido a la negligencia médica que suceda.

Incapacidad temporal: aquí se habla del tiempo que se tarde en curar o estabilizar las lesiones que cause un error de tipo médico.

Daño moral: básicamente consiste en el dolor, aflicción, angustia y demás padecimientos que se produzcan en una víctima por un evento que cause daños. El daño no solo lo sufre quien ha padecido la negligencia médica, también los familiares, donde deberemos pensar en estos como víctimas de la negligencia que cometió el profesional de la sanidad.

Los daños de carácter material

Daño emergente: en él se reúnen todos los gastos que soporta la víctima por la negligencia padecida, tanto los presentes como los futuros (en materia de intervenciones, rehabilitaciones, gastos médicos o en el transporte).

Lucro cesante: se pierde capacidad económica en el caso del individuo que haya sido perjudicado.

El perito médico y la importancia de su trabajo

Debemos saber que en los procedimientos donde queremos lograr una responsabilidad médica, es necesario tener otro médico, de tal forma que sea una especie de perito experto en su campo, que después de hacer un estudio en un primer momento de la totalidad de la documentación médico nos podrá informar sobre la propia existencia de la negligencia médica, además de emitir un informe pericial posterior, donde se van a concretar los errores médicos, fundamentando todo ellos y estableciéndose el nexo entre los errores y los daños que se ocasionen a la víctima.

Todos estos informes son importantes en esta clase de procedimientos donde deben estar fundamentados técnicamente dependiendo del caso que se trate.