¿Qué es la odontología restauradora?

¿Qué es la odontología restauradora?

¿Alguna vez has oído hablar de la odontología restauradora? Si la respuesta es no en este artículo podrás conocer mejor en qué consiste esta rama de la odontología, así como los principales tratamientos de odontología restauradora. Mientras que si conoces por encima el término este post te servirá para conocer mejor el concepto.

· Qué es

“La odontología restauradora es una rama odontológica que agrupa distintos tratamientos dentales que tienen el objetivo de devolver la sonrisa de los pacientes a su estado original. Los tratamientos restauradores se realizan además para evitar la extracción de las piezas dentales dañadas por diversos problemas como la caries o los traumatismos dentales. En definitiva, la odontología restauradora se realiza para conservar los dientes originales y conseguir que mantengan su funcionalidad y estética. Además, son tratamientos poco invasivos que tienen una elevada tasa de éxito”, explican desde Dentium, empresa con centros odontológicos en Málaga capital y Riogordo.

· Principales tratamientos de odontología restauradora

Existen diferentes tratamientos de odontología restauradora, pero los más comunes son los empastes, las coronas, los puentes y los implantes. Unos tratamientos que vamos a conocer mejor a continuación.

· Empastes dentales

Uno de los principales tratamientos de odontología restauradora son los empastes dentales. Este tipo de tratamiento se realiza para reparar piezas dentales dañadas por caries. Así, los dentistas liman la parte dañada del diente por la caries para evitar que se extienda. Posteriormente, el hueco que ha quedado en la pieza dental se rellena para que el paciente pueda sonreír y masticar con normalidad. Tras el tratamiento es fundamental realizar revisiones posteriores para comprobar que todo está correcto.

· Incrustaciones dentales

Otro tratamiento de odontología restauradora son las incrustaciones dentales. Este tipo de tratamiento se emplea para reparar piezas dentales, normalmente molares, que han sufrido caries leve, tienen fracturas o pequeñas grietas. Este tipo de tratamiento se utiliza para devolver al diente la funcionalidad y evitar tener que recurrir a una corona dental.

Las incrustaciones se diseñan a mano y de manera personalizada para cada paciente teniendo en cuenta las medidas y el espacio que hay que cubrir. Posteriormente, se elaboran en un laboratorio. Actualmente los materiales más utilizados en las incrustaciones son la porcelana o la resina de composite, ya que son duraderos y tienen una estética similar al diente. Tras el diseño y elaboración el especialista las coloca en el diente para tapar la grieta, factura o hueco por una caries.

Este tipo de tratamiento es muy conservador, aporta total funcionalidad a los pacientes y no afecta a la estética. Y permite evitar las coronas, ya que en ese tratamiento hay que tallar el diente antes de su colocación.

· Coronas dentales

Las coronas dentales son otro tratamiento utilizado en casos de piezas dañadas, aunque en esta ocasión se trata de una especie de cubierta protectora del diente que refuerza y protege la estructura. Para poder poner la corona se suele tener que tallar la pieza, por lo que como hemos indicado con anterioridad a pesar de ser un tratamiento restaurador las incrustaciones dentales salvaguardan mejor las piezas. Aunque optar por un tratamiento u otro dependerá de las necesidades de cada paciente, lo mejor es siempre seguir el consejo o recomendación de los especialistas.

· Puentes dentales

Los puentes dentales son otro tratamiento considerado como odontología restauradora. Este tipo de tratamiento se suele emplear en los casos en los que faltan varias piezas dentales, ya que los puentes sirven para simular la forma de varias piezas dentales. Estos dientes artificiales se fijan sobre las piezas naturales, aunque para poder poner sobre los dientes las nuevas piezas hay que tallarlos para reducir su tamaño y en algunas ocasiones también hay que tallar los dientes vecinos.

· Implantes dentales

Y el último tratamiento del que vamos a hablar es de los implantes dentales, un tratamiento eficaz cuando hay pérdida de piezas dentales. En este caso, los implantes se colocan en la boca a través de un tornillo de titanio que sirve como estructura y sostiene al diente artificial. Los implantes son fijos y restauran la apariencia de la sonrisa, pero también aportan naturalidad a los pacientes y permiten masticar de manera correcta. Sobre los implantes hay que señalar que cuando se apuesta por esta técnica no hay que tallar los dientes vecinos, como si ocurre por ejemplo en los puentes dentales.

Esperamos que tras la lectura de este artículo hayáis podido conocer mejor en qué consiste la odontología restauradora, así como los principales tratamientos que forman parte de esta rama odontológica.